Preguntas frecuentes

Productos

 

Antes que nada, las superficies, piso o pared, deben estar convenientemente niveladas ó a plomo para garantizar una colocación correcta. Todas las cajas deberán ser del mismo tono y calibre, verificación que se realiza viendo la caja correspondiente, donde dichas características se indican con tres números. Es de gran importancia elegir el pegante más apropiado según sean las siguientes variables, ya que existen en el mercado una amplia oferta de los mismos. En primer lugar es fundamental tener en cuenta de qué material es el soporte, la base o el bizcocho donde se pegará la pieza y el grado de absorción que tenga la misma; no es lo mismo pegar porcelanato que cerámica. Además, debemos ser cuidadosos en la elección de las herramientas que se empleen (especialmente la medida de las llanas) según sea el espesor del bizcocho de la cerámica a colocar.  Para asegurarse de hacerlo correctamente, le sugerimos contratar maestros calificados y seguir las instrucciones de los fabricantes de pegantes predosificados.

Sí, es técnicamente necesario y estéticamente beneficioso; técnicamente debido a que la cerámica (como todo producto que esté sometido a una cocción en su proceso de fabricación), varía sus dimensiones y como los materiales que se emplean son naturales y no del todo homogéneos, no contraen siempre en la misma dimensión. Por esa razón necesitamos dejar las juntas que absorben esas pequeñas diferencias de piezas, en las cajas se especifica la sugerencia de junta mínima según el producto. Además es estéticamente conveniente, dado que suele mejorar y embellecer el diseño del piso o la pared y que cada pieza quede encuadrada. Hasta los productos rectificados suelen verse mejor si se los deja colocados con una pequeñísima junta de 2mm. Para productos sin rectificar se aconseja 4mm. En todos los casos la boquilla se puede tonalizar para que sea similar al producto.  A esto, hay que sumarle las dilataciones normales en los materiales por expansión y humedad, que hacen necesario hablar de juntas perimetrales, juntas de movimentación y juntas de dilatación

Los productos de Cerámica San Lorenzo están diseñados con las más modernas tecnologías de fabricación, esto le permite hacer muy natural cada una de las piezas que se entregan.

El concepto de Cerámica San Lorenzo es brindar al diseñador un componente más que juegue en la decoración de cada ambiente, mejorando y realzando el diseño que cada producto propone.  Los materiales de revestimiento emulan materiales naturales como piedras, mármoles o maderas, que tienen diferencias entre piezas;  al hacer el enchape del material, le recomendamos mezclar piezas de diferentes cajas para garantizar la naturalidad de los ambientes.

Antes que nada se deben respetar los tiempos de fragüe para tener la certeza de que el material está definitivamente pegado.

Lo ideal es no usar materiales que puedan dañar la cerámica.  Un jabon neutro, o limpiadores que sean especificados para dicho fin deben ser usados con precaución.

La limpieza cotidiana puede realizarse con productos de limpieza neutros. No se deben usar productos cerosos o ceras autobrillo, las cuales alteran la apariencia del producto formando una película que cambia el aspecto final del mismo.

A la superficie a cubrir se recomienda sumarle entre un 5-10% para cortes, desperdicio o reparaciones futuras.

La diferencia de los productos rectificados versus los normales es que los primeros tienen un proceso productivo posterior donde se les desbasta el reborde que todos los productos prensados tienen, de ese modo el lateral del cerámico o el porcelanato quedará en un ángulo de 90º con respecto a la superficie del mismo. Esta tecnología permite generar superficies con más continuidad que los tradicionales cerámicos que no estén rectificados. De todas maneras no es recomendable poner los productos rectificados a tope ya que el efecto se logra de mejor manera dándole una junta mínima de 2mm.

Siempre es bueno mezclar líneas de productos, el diseño de todos los ambientes suele beneficiarse ante la mezcla de diversos colores y aun líneas diferentes. Tanto el cerámico como el porcelanato son un elemento más de diseño y como tales, merecen trabajarlos en todas sus variantes. No es cierto que las combinaciones “al tono” sean las mejores, muy habitualmente se logran mejores resultados combinando productos muy diferentes y contrapuestos entre si. El único límite es la imaginación de cada diseñador o proyectista.

La cerámica al igual que porcelanato es de muy fácil mantenimiento. Nuestros productos sólo necesitan agua y algún producto neutro.

En general la cerámica o el porcelanato se puede colocar sobre cualquier superficie, en tanto y en cuanto esté preparada para recibirlo: los muros lisos y a plomo, los pisos limpios y nivelados. Sin embargo, colocar sobre pisos existentes no es recomendable.

Tanto la cerámica como el porcelanato alcanzan resistencias muy elevadas de diferentes tipos, así como atributos variados según el uso, lugar de instalación y condiciones de mantenimiento.

Sin embargo, existe una característica del porcelanato que lo hace diferente debido a su empleo en una condición especial: Si la zona geográfica donde se va a instalar tiene clima en extremo frío o polar, presenta cambios de temperatura bruscos o hay heladas como en Canadá por ejemplo, es recomendable usar porcelanatos o cerámicos de baja absorción.

Para ciertos lugares y países como Colombia o Perú que cuentan con clima tropical o templado, no hay ninguna diferencia entre instalar un cerámico o un porcelanato.

Las principales diferencias están determinadas por dos resistencias: mecánica y al desgaste. La primera relacionada al peso constante y en un solo punto que puede soportar el material, y la segunda referida a cuánto resiste la superficie del cerámico ante el tránsito que se ejercerá sobre él, una vez instalado.

Resistencia mecánica: Ambos tienen buena resistencia mecánica en ambientes residenciales o comerciales de mediana rotación y hasta estacionamientos. Sin embargo, el porcelanato por ser más compacto soporta mayor carga mecánica (entiéndase peso), y muchas veces se recomienda para zonas que requieran un mayor desempeño técnico como industrias y grandes almacenes.

Resistencia al desgaste: Ambos tienen buena resistencia, dependiendo del tipo de acabado superficial (mate, brillante, opaco u otro) y las condiciones de abrasión a qué estén sometidos. La cerámica esmaltada cuenta con una capa protectora que aporta resistencia a desgaste por abrasión, sobre todo en aquellos con esmaltes mates que son ideales para tránsitos medio y alto. 

Algunos porcelanatos usan esmaltes mates o brillantes para lograr resistencia superficial; otros, por el contrario, no son tan resistentes y pueden acusar rayaduras incluso en uso residencial. La cerámica por el contrario siempre lleva una capa de esmalte que en muchos casos le brinda mayor resistencia a desgaste.

Es una característica de todos los revestimientos. Tanto la cerámica como el porcelanato la tienen y está asociada al porcentaje de humedad que puede absorber una baldosa dependiendo de su porosidad en el cuerpo de la baldosa (la parte trasera que no tiene diseño).

La cerámica puede alcanzar porcentajes de absorción alto y medio, pudiendo instalarse en diversos ambientes de edificaciones residenciales o comerciales, así como en muchas ciudades y zonas de países con clima tropical, seco y templado. Por presentar porosidad requiere un pegante o adhesivo regular sin aditivos especiales.

El porcelanato, debido a su alta compactación, alcanza menor porcentaje de absorción y está especialmente indicado en zonas donde hay nieve, heladas o cambios bruscos de temperatura. Al ser menos poroso y más compacto necesita un pegante o adhesivo especial que garantice su correcta adherencia.

No, no es cierto. Los materiales y procesos que se usan para fabricar cerámica y porcelanato son muy similares y es importante tener en cuenta el respaldo de la empresa que los fabrica. Para la mayoría de los usos residenciales es indiferente el uso de uno u otro producto y dependerá de las características estéticas que se deseen.

Recibir asesoramiento al momento de la compra es importante porque permite despejar dudas para elegir el mejor producto de acuerdo con sus necesidades. Al consultar con un asesor de ventas obtenemos importante información técnica y recomendaciones para la elección, instalación, mantenimiento del producto.

El asesoramiento busca revelar las prestaciones específicas del cerámico a elegir, establecer sus ventajas, identificar sus características y reconocer las certificaciones y pruebas de ensayo que garantizan un producto de calidad en el tiempo, especialmente en áreas comunes, puntos fijos de edificios, locales comerciales de exhibición y otros.

La diferencia entre Porcelanato y Porcelánico es muy poca, solo tienen algunos pocos puntos de grado de humedad, (Porcelanato de 0% hasta 0.5%, Porcelánico entre 0.5% y 3%). En lo que hace a la función son muy similares, casi iguales, los usos recomendados son los mismos y los efectos que se pueden lograr en ambos son los mismos. Las resistencias mecánicas y de desgaste son las mismas y las recomendaciones para su uso y colocación requieren las mismas exigencias.

Lista de Deseos 0